martes, 31 de marzo de 2015

Ganancias por cloacas. Por Juan Pablo Ruiz.

Motiva esta reflexión las palabras que la Presidenta de la Nación realizara en un acto en La Matanza, Provincia de Buenos Aires el mismo día de un paro nacional contundente que puso en discusión muchos temas, entre los cuales se destaca el impuesto a las ganancias sobre el salario.
Dijo la Presidenta de la Nación "Hacen un paro porque tal vez tengan que dar un poquito de su sueldo para otros compañeros, jubilados, para hacer redes cloacales“.
Lo primero que se me ocurre pensar es en la lógica que intenta imponer la presidenta enfrentando a trabajadores con trabajadores. No es cierto que las cloacas o las políticas sociales deban ser financiadas por los trabajadores registrados, incluso eso alimenta la mirada discriminatoria de aquellos trabajadores que equivocadamente dicen que lo que pagan de impuesto es “para mantener los planes sociales”. El debate que introduce la Presidenta es conservador y aporta más en enfrentar entre sí a quienes deberían estar del mismo lado de las demandas.
Otra cosa que me llama la atención es que dichas palabras salen de una persona que ha dedicado su vida a la política y también a acrecentar su fortuna personal. La presidenta es multimillonaria, es propietaria de valiosos inmuebles y empresas, ganó según su última declaración jurada siete millones de pesos en conceptos de renta financiera y además no dona absolutamente nada de su dieta presidencial para ninguna obra de beneficencia. Sus funcionarios, que seguramente aprenden de ella tienen las mismas características. Es a mi entender la antítesis del Pepe Mujica.
Pero lo más grave es que cuando Néstor Kirchner era gobernador de Santa Cruz, allá por el año 1997 (en plena década neoliberal) firmó el decreto 934 por el cual dispuso: “Considérese no integrantes de la base imponible del impuesto regulado por la Ley N° 20.628 (t.o. 1986) y sus modificatorias, para los agentes dependientes de la Administración Centra, Organismos Descentralizados y Autárquico y Entes Especiales de la Provincia, las remuneración adicionales por dedicación funcional, responsabilidad jerárquica, viáticos, movilidad, gastos funcionales de autoridad superior, dedicación horaria o exclusiva, desarraigo, indemnización por traslado y otros conceptos de similar naturaleza y significado”. Firmado: Dr. Néstor Carlos Kirchner, Gobernador; Arq. Julio Miguel De Vido, Ministro de Economía y Obras Públicas. Decreto 934/97.
Sin entrar a considerar la barbaridad de que un decreto provincial pueda modificar una ley nacional, algo a todas luces ilegal; quiero recordar que en el año 1997 quienes estaban alcanzados por ganancias eran principalmente los funcionarios políticos. En década del noventa imperaba también el criterio de inventar sumas remunerativas y no remunerativas que inflaban los sueldos dejando quieto el salario básico, situación que desfinanció las cajas jubilatorias. Es decir que el presente decreto todos esos conceptos adicionales que eran mas de la mitad del sueldo por aquellos años.
Con lo cual el Ex Presidente Néstor Kirchner firmó un decreto que lo habilitaba a no pagar el impuesto a las ganancias sobre la totalidad de su dieta como Gobernador , como quien dice: firmo una ley a su medida para evadir impuestos.
Ante ello vale preguntarse ¿desde que lugar la presidenta critica a aquellos trabajadores que defienden la integridad de su salario cuando el ex presidente y su actual ministro utilizaron el poder para evadir el impuesto a las ganancias?.
Si en algo fueron coherentes Néstor Kirchner y Cristina Fernández es que no dudaron en utilizar la representación política que les otorgo el pueblo para sacar ventajas económicas y acrecentar su riqueza personal y familiar.
A mi entender esto los pone más cerca de los lideres liberales como  Roca y sus estancias, Menem y su Ferrari o de María Julia Alsogaray; y por supuesto bien lejos de Juana Azurduy o de Manuel Belgrano.
Va como archivo adjunto el mencionado decreto 934/97.