lunes, 14 de agosto de 2017

MACRISTINA. POSTALES DESPUÉS DE LAS PASO.

Disculpen que lo intente, pero voy a exponer algunas ideas que me dejaron las elecciones de ayer. Creo que nuestro país tiene hoy dos grandes grupos bien definidos: el primero ubicado del “centro hacia la derecha” que tiene un programa económico de modernizar-achicar el estado y cambiar las reglas laborales para lograr una economía competitiva. Se valen de tipo de cambio atrasado y la apertura económica.
El segundo espacio, ubicado del “centro a la izquierda”, pretende un modelo con un rol más importante del Estado y donde mediante subsidios y tipo de cambio devaluado se sostenga un modelo industrial que aumente el empleo formal.
Mientras el modelo del “centro a la derecha” pretende subsidiar al sector financiero mediante las altas tasas de interés de la LEBAC, el modelo del “centro a la izquierda” pretende subsidiar el consumo interno mediante las tarifas congeladas, etc. Ambos modelos no son sustentables económicamente en el largo plazo, aunque puedan mostrar signos de crecimiento en periodos relativamente cortos.
El primer modelo impulsa una reforma laboral a la “brasilera”, generando empleo, pero precarizado, con alta rotación y poca especialización y por supuesto salarios bajos. El segundo modelo intenta expandir un modelo de empleo formal estable lo más que pueda, dejando lugar importante pero acotado al sector precarizado, con salarios más altos y más subsidiados.
En términos políticos electorales el espacio ubicado desde el “Centro a la derecha” está gestionado y hegemonizado por Macri y Cambiemos. Los demás espacios políticos que allí buscan su electorado tarde o temprano deben acordar con cambiemos o sufrir derrotas electorales, como es el caso de De la Sota en córdoba, Das Neves en Chubut, o Massa en Tigre.
En el espacio ubicado desde el "Centro a la Izquierda" está gestionado y hegemonizado por Cristina Fernández.  Así lo demuestran el 21% en CABA, el 34 % en Provincia de Buenos Aires, el triunfo en la interna en Santa Fe, el segundo lugar en Mendoza, el triunfo en Tucumán y el tercer puesto en Córdoba. Quien quiera ocupar espacios electorales de centro izquierda tiene que acordar con el Kirchnerismo (tarea difícil, por cierto) o someterse a los resultados electorales, como los del PS en Santa Fe.
En términos electorales el espacio ubicado desde el “Centro hacia la derecha” hoy es mayoritario en el país. Tiene una marca como “cambiemos” que está en auge y gana el voto del sector ubicado en el centro, los famosos “indecisos” o electorado en disputa. 
En cambio, el espacio ubicado desde el “centro hacia la izquierda” tiene menos caudal electoral que su rival. La hegemonía de Cristina Fernández le da fuerza y cohesión, pero le quita potencia a la hora de disputar el voto de centro, que entiende entre que dicha experiencia ya finalizo. 
El mayor problema lo tienen las terceras opciones, especialmente Massa. Si Margarita Stolbitzer critica a Cristina seguramente será ponderada por aquellos que se ubican en el espacio del “centro a la derecha”, pero a la hora de votar lo van a hacer por cambiemos. Algo parecido le pasa a Schiaretti y De la Sota en Córdoba. Si en cambio es Lavagna quien critica la gestión económica de Macri, seguramente será valorado por el espacio ubicado desde el "centro a la izquierda” pero a la hora de votar lo harían por Cristina Fernández. Si bien en términos discursivos la ancha avenida del medio reúne adhesiones, en el terreno electoral sufre la polarización.
Por último, la izquierda bajó su performance electoral, más teniendo en cuenta que es en una elección de medio término donde obtienen sus mejores resultados, se ubican en un “nicho” bastante protegido pero que no tiene capacidad ni intención de captar mayorías electorales.
Como conclusión  digo que, si la economía se mantiene como hasta ahora, es seguro que va a crecer la resistencia social al Macrismo, y que ello provoque un achicamiento electoral del espacio electoral ubicado desde el “centro a la derecha”. Pero si Cristina Fernández continúa hegemonizando el espacio del “centro a la izquierda” deberá reinventarse, lo que conlleva riesgos, para que su propuesta dispute con éxito el centro, algo difícil ya que en dicho espacio ha crecido la idea de que ese ciclo ha concluido. Pero no hay que subestimar a Cristina, ya se ha reinventado varias veces con éxito.
Dice Iñigo Errejon que los “iluminados” (entiéndase politizados) son imprescindibles en la lucha política, y que a la hora del triunfo hay que hacerles una estatua en homenaje en cada pueblo, pero que solo se construyen victorias con la gente común. Creo que en ultima instancia, de eso se trata todo.

Saludos a todos.

domingo, 11 de junio de 2017

APUNTES SOBRE EL CONFLICTO DEL TRANSPORTE URBANO DE CORDOBA


Lo primero que quiero señalar es que la negociación colectiva es el instrumento legal para que trabajadores y empleadores resuelvan sus diferencias y con ello "encausar" el conflicto social o mantener la "paz social". El rol del Estado no es solo poner la mesa “para” la negociación, sino que debe intervenir a los fines de “equilibrar” la disparidad de fuerzas que existen entre las partes.
Dicho esto, que en un plano teórico suena fenomenal, debo señalar que la constitución de la negociación colectiva debe contar con otros elementos previos: el primero es que quienes representan a los trabajadores tengan mandato para ello, o dicho de otra manera que los dirigentes sean representantes de los trabajadores; el segundo elemento a considerar es que cuando el Estado es “poder concedente” ya no tiene un mero rol de árbitro, sino que también posee intereses particulares, como es defender a los usuarios y mantener la paz social. También hay que tener en cuenta el hecho de que el poder de policía del trabajo recae sobre el Estado Provincial y los subsidios que entrega el Estado Nacional al sistema de transporte.
Es decir que la mesa de negociación del conflicto del transporte en córdoba no solo está compuesta por la FETAP y la UTA, sino que tiene otros componentes, a priori la Municipalidad y el Estado Nacional, la primera como poder concedente que fija entre otras cosas el precio del boleto y la otra porque es aquella que distribuye subsidios al sistema de transporte público. Y también el Estado Provincial que posee la facultad de intervenir en el conflicto utilizando el poder de policía de las relaciones del trabajo.
Pero hay una pata más, que son los delegados, que son los representantes de base de los trabajadores, que ante la intervención de la Regional Córdoba por la UTA, reclaman un lugar en la mesa de negociación colectiva.
Es decir que en este breve relato del deber ser, la mesa de negociación debería tener cinco patas: Estado Nacional, Estado Provincial, Municipalidad, FETAP, UTA y los delegados de los trabajadores.
Está claro que la Mesa de negociación no se constituyó de esa manera, situación que agravo el conflicto, a saber:
La FETAP acordó con la UTA nacional un aumento del 8% para este año, dicho acuerdo salarial fue avalado por la Municipalidad de Córdoba y el Ministerio de Trabajo de la Nación. Los delegados rechazaron dicho aumento y con ello cuestionan a la UTA nacional, a los que acusan de no ser los representantes de los trabajadores. Es importante destacar que la intervención de la UTA se comprometió a convocar elecciones en 45 días y el plazo hace meses que venció y el Ministerio de Trabajo de la Nación no hizo nada para que se cumpla.
Es decir que, el reclamo de los delegados tiene dos elementos fuertes: No tienen representantes elegidos por ellos y no aceptan el aumento del 8% hasta diciembre por ser insuficiente. Desde esa base reclaman una mesa de negociación que los incluya.
¿Cual es la respuesta de los otros actores? Lisa y llanamente ningunear a los delegados: la UTA, la FETAP y el gobierno nacional, provincial y municipal les niegan el derecho ser parte dela negociación. Y para ello aumentaron la presión sobre los delegados: El Estado Provincial declaró ilegal la huelga y la FETAP despidió a 80 trabajadores. La respuesta de los delegados es el paro por tiempo indeterminado.
Esto fue hasta el día de hoy, donde Ramon Mestre en su calidad de Intendente de Córdoba , anuncio llamar a Gendarmería Nacional para garantizar que haya transporte público y ratificar que ningún despedido sea reincorporado.
Dicha posición no deja muchas opciones a los delegados: o aceptan su derrota o endurecen la protesta.
Párrafo aparte merecen los dirigentes de UTA nacional a los que no se lo ve muy preocupados ni por el aumento salarial insuficiente ni por los despedidos. UTA nacional solo quiere mantener la intervención hasta garantizar que un representante de UTA nacional sea electo por el voto de los afiliados.
De Ramon Mestre llama la atención su planteo sobre los “Servicios esenciales”, él sabe que la limitación del derecho de huelga es un tema ríspido y que además entra en la esfera de la OIT, por lo que dicho anuncio es una estrategia discursiva. Por otro lado, el Intendente exige sensibilidad social a los empresarios, pero al mismo tiempo ratifica los despidos. ¿no sabe el intendente que los choferes no son empleados de la municipalidad? ¿o el Sr. Intendente habló como si fuera dueño de alguna empresa de transporte?
Está claro que el Intendente desea terminar el conflicto de la siguiente manera: consolidando la intervención de la UTA; sin modificación de la propuesta salarial y desarticulando el cuerpo de delegados. Este objetivo sería compartido tanto por la FETAP, la UTA y el gobierno provincial.

Para concluir quiero decir que todo esto se hubiera resuelto de haber constituido una mesa de negociación salarial con todos los actores involucrados; lo que falla en Córdoba no es la Negociación Colectiva como instrumento, sino la intención deliberada de no conformarla incluyendo a los representantes de los trabajadores, que claro está no es la UTA nacional.
Podemos estar de acuerdo o no con los métodos y la forma que tomaron los trabajadores del transporte en córdoba para llevar adelante el conflicto, pero lo que no debemos dejar pasar por alto es que se atenta contra el derecho de elegir libremente a los representantes sindicales y se quiere imponer un aumento salarial a los choferes que es el mas bajo de todos los sectores.