jueves, 28 de julio de 2016

Apuntes sobre la crisis petrolera. Segunda parte.*


*Por Juan Pablo Ruiz (Abogado Laboralista) y Leandro Moyano (Dirigente del Sindicato del Petroleo y Gas Privado del Chubut.
El  domingo 31 de julio es un día clave para industria petrolera nacional, y para la región patagonica en particular, ya que venció el acuerdo firmado por las Operadoras Petroleras y las asociaciones sindicales que nuclean a los trabajadores del sector por el cual se garantizaba la estabilidad de los puestos laborales, la inversión y el aporte de Nación.-
Dicho acuerdo venció en un contexto internacional que continua desfavorable, ya que el precio internacional del crudo cayo nuevamente a 40 dolares por barril, perdiendo de esta manera la recuperación que tuvo en el último mes y medio.
Fuera del marco internacional, también han cambiado las reglas del juego en virtud de la política energética del nuevo gobierno que impulsa el Ministro Aranguren y que se sostiene en los siguientes principios:
A) Prefiere comprar gas y petrolero extranjero que extraer el propio. Motiva esta decisión en que el costo de extraer petroleo y gas en el país es mas alto que comprarlo fuera, lo que lo obliga a mantener un precio sostén que subsidie a la industria petrolera. Como contrapartida el Gobierno necesita dolares (alrededor de 5000 millones anuales) para poder adquirir el petroleo y el gas y lo va a hacer mediante endeudamiento externo. Es interesante la decisión del gobierno, que tiene una matriz claramente neo liberal, ya que no contempla entre los "costos" el perjuicio que esta decisión implica para la industria petrolera nacional, con perdida de trabajadores especializados y deterioro de infraestructura, y sumado a ello el importante costo social en la Patagonia Argentina, donde en las provincias de Chubut y Santa Cruz la industria petrolera implica el 60% del PBI.
            B)  El Gobierno impulsa también un cambio geo político que implica comprar gas a Chile (que no es productor de gas sino que lo compra a países productores) y no a Bolivia (que si es productor de gas) aunque sea un 25% mas caro. Esta decisión puede tener graves consecuencias hacia el futuro ya que Brasil puede avanzar en cerrar acuerdos con Bolivia para ser comprador de dicho recurso con cierta exclusividad o prioridad, cerrando así la posibilidad de que nuestro país pueda tener un precio favorable de energía para desarrollar su industria.
C) Por su parte YPF ha tomado la resolución de bajar en la zona patagónica 15 equipos de torre, entre los cuales en su mayoría son de perforación, siendo que cada equipo emplea aproximadamente a 250 trabajadores de forma directa e indirecta.  Dicha decisión pone en riesgo 7.000 puestos de trabajo. Traerá como consecuencia que al detenerse la perforación va a caer la producción, situación que va a afectar la tan remanida ”soberanía energética”. 
D) Como consecuencia de la decisión mencionada el Gobierno ha autorizado a importar 15 barcos de petroleo para abastecer las refinerías que producen los combustibles que proveen al mercado interno. Dichas compras han beneficiado principalmente a la Empresa Shell (5 barcos) que casualmente es la empresa de donde proviene el Ministro y de la cual posee miles de acciones.
E) Como parte de la política energética que señalamos el Ministerio de Trabajo de la Nación ha impulsado un ”Procedimiento de Restructuración Productiva del sector Petrolero" mediante la Resolución N° 365/16, que no es otra cosa que impulsar una “Flexibilización laboral” del sector. Dicha negociación, obligatoria para empresas y sindicatos, vence el próximo 9 de agosto, sin que se logre avanzar en acuerdos significativos aun, sobre todo por que las Operadoras petroleras se niegan  a garantizar la cantidad de puestos de trabajo actual. Las empresas y el Ministerio manifiestan en dichas reuniones que sobran 8.500 trabajadores en la industria petrolera, pero sin denunciar ni abrir sus libros contables de las empresas ni exhibir sus balances, impidiendo al Estado y a los trabajadores conocer el impacto real del costo de mano de obra en precio de producción del barril de crudo. Dicha negociación no esta exenta de provocaciones como la suspensión de 200 trabajadores cuando la ley exige que no se alteren las condiciones laborales mientras la negociación esta vigente.
F) Entre las consecuencias de la nueva política energética nos encontramos con que desde la Cuenca del Chubut se exporto un 26% mas en este ultimo semestre que igual periodo del 2015,  implicando ello un nuevo récord, impulsado por la necesidad de las Operadoras de mantener el nivel de facturación, por la imposibilidad de abastecer las refinerías nacionales que ya tienen un stock garantizado de petroleo por la compra de petroleo importado, y la posibilidad de que el gobierno quite el subsidio al precio sostén.
G) Otro aspecto a señalar es la decisión del Gobierno Nacional de quitar los incentivos para los puertos patagónicos, dicha decisión tiene un repercusión directa en el aumento del crudo nacional, y limitara la exportación de empresas como Pan American Energy y Tecpetrol, principales exportadoras del país, lo que inevitablemente se traducirá en menos producción, por ende menos equipos perforando, y MAS TRABAJADORES SIN TRABAJO. Los gobernadores de Chubut, Río Negro y Santa Cruz han pedido al gobierno que de un paso atrás en esta medida.
H).- Tampoco se puede dejar de mencionar que las Operadoras Petroleras se vieron beneficiadas por la devalucación del 60% realizada en diciembre 2015. Sobre todo teniendo en cuenta que su facturación es en dolares y que el “costo laboral” es en “pesos”. Es decir que los salarios  tuvieron una disminución real en dolares importante por dicha devaluación, mas teniendo en cuenta que la paritaria salarial acordó aumentos escalonados desde julio 2016.
A modo de conclusión (provisoria):
La situación descrita nos hace concluir que la industria petrolera nacional se dirige a un escenario caracterizado por los siguientes elementos:
1.- Falta de incentivos fiscales para la producción nacional de petroleo, vía subsidios, precio sostén, etc; implicando ello un política de compra de energía en el exterior.
2.- Caída de la Producción del gas y el petroleo convencional, principalmente en la zona de la Cuenca de San Jorge.
3.- Perdida de la Soberanía Energética y aumento de la dependencia de la importación de crudo. Y también la venta al exterior a bajo precio de nuestro recursos petroleros.
4.- Quiebra de las empresas que constituyen el eslabón mas débil de la industria petrolera (Pymes y empresas que prestan servicios accesorios)
5.- Concentración de la industria en las empresas mas poderosas.
6.- Un seguro clima de convulsión y crisis social en la patagonia y conflicto sindical de envergadura que involucra no solo a los sindicatos sino también a la sociedad civil.

Ante este escenario complicado, los trabajadores petroleros se verán necesariamente empujados a elaborar un plan de lucha que logre la unidad de toda la comunidad para impedir el avance de las políticas descritas, que son tan dañinas para la Industria y la comunidad de la Cuenca del Golfo de San Jorge. Como dice Don Atahalpa Yupanqui  ha llegado la hora de "aguantar con el lomo lo que se dice con el pico”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario